All for Joomla All for Webmasters
Cultura

Murano. El camino del vidrio

· Murano. El camino del vidrio presenta
una colección de 68 piezas de diseño hecho en vidrio que representa un
panorama de casi setenta años de trabajo de las producciones que
hicieron famosa a Murano en el siglo XX.

Museo Franz Mayer – Av. Hidalgo 45, Centro Histórico
A partir del miércoles 13 de junio del 2007
(permanece abierta hasta el 26 de agosto del 2007)
Martes a domingo: 10:00 a 17:00 horas
Miércoles horario especial hasta las 19:00 horas

· Murano. El camino del vidrio presenta una colección de 68 piezas de diseño hecho en vidrio que representa un panorama de casi setenta años de trabajo de las producciones que hicieron famosa a Murano en el siglo XX.

· Destacan los diseños de Angelo Rinaldi, Carlo Scarp, Antonio Salviati, Flavio Poli y el trabajo de diseñadores extranjeros para compañías italianas como el realizado por el finlandés Tapio Wirkkala.

· La muestra proveniente de la Fundación Sartirana Arte de Italia se presenta en el marco del Segundo Festival de Italia en México. 


 
El vidrio es uno de los descubrimientos más sorprendentes del hombre y su historia está llena de misterios. Aunque los historiadores aún no disponen de datos precisos sobre su origen, se han descubierto objetos de vidrio en las necrópolis egipcias, por lo que se imagina que el vidrio ya se conocía desde hace por lo menos 4,000 años antes de la era cristiana.
La colección que presenta el Museo Franz Mayer pertenece a Angelo Rinaldi, artista padovano del vidrio y coleccionista apasionado de piezas históricas de Murano que fueron adquiridas durante varias décadas por su padre, con la intención de documentar los aspectos más singulares y significativos de la producción de Murano del siglo XX.
Giorgio Forni, Director de la Fundación Sartirana Arte, explica que la supremacía de las hornerías de Murano fue evidente durante los siglos XV, XVI y XVII, sin embargo a partir del siglo XVIII comienza una lenta decadencia de las fortunas venecianas, motivada por el cambio en el gusto de los consumidores, que aprecian más los vidrios de Bohemia y del centro de Europa. La calidad técnica y excelencia de manufactura siempre fueron reconocidas, pero no fue hasta finales del siglo XIX y especialmente a principios del XX, que resurgió la producción de Murano con la participación de diseñadores y artistas que introdujeron innovaciones en las formas y estilos.


Se trata de piezas que fueron diseñadas con una novedosa inventiva de formas y una singular técnica de ejecución que produce efectos cromáticos de singular belleza. Son diseños creados por gente como Angelo Rinaldi, Carlo Scarpa, Antonio Salviati, Flavio Poli y Tapio Wirkala que, incluso, han sido consagradas en exposiciones internacionales como la Bienal de Venecia y la Trienal de Milán.
El origen de la tradición artesanal cristalera en el archipiélago de islas de la laguna de Venecia se remonta al siglo VIII. En Murano, la fundación de la industria del vidrio fue exactamente en 1291, cuando el dux de Venecia prohibió los talleres de vidrio en las islas centrales, relegándolos a un sector secundario como era Murano en aquella época.
 

 

 


Aunque la medida se justificó alegando que la utilización del fuego en ese trabajo era un riesgo de incendio muy grande para una ciudad cuyas edificaciones eran todas de madera, algunos historiadores consideran que la decisión de aislar a los artesanos obedeció a una razón de estado más profunda.

Murano. El camino del vidrio

Venecia era un puerto a donde llegaban comerciantes de todo el mundo, ?amenazando? con llevarse las fórmulas secretas y técnicas para hacer el mejor cristal que existía en el planeta, una de las claves del comercio ultramarino de los venecianos.
A decir del cronista Julián Varsavsky, los artesanos de Murano durante mucho tiempo fueron los únicos en Europa que sabían cómo hacer un espejo. Pero también desarrollaron complejas técnicas para producir vidrio cristalino, vidrio esmaltado (smalto), vidrio con hebras de oro (millefiori), vidrio de criolita (lattimo) e imitaciones de piedras preciosas en vidrio. Es decir, eran creadores de ricos tesoros que se exportaban a todo el Levante, el Mediterráneo y Constantinopla.
Igual que en la Edad Media ?con sus altibajos a lo largo de la historia hoy en día la cristalería sigue siendo la industria principal de Murano. Y como siempre, tratar de sacarles algún secreto ?e incluso simples palabras– a los artesanos del vidrio es casi imposible. Con algo de alquimistas modernos, estos maestros vidrieros siguen experimentando con fórmulas químicas para lograr la transparencia más perfecta o el azul cobalto más puro, siempre por las noches y en soledad, como indica la tradición.
 

 


Con esta colección, la Fundación Sartirana Arte inició en el año 2000 un proyecto expositivo itinerante que ha sido presentado en Beirut, Damasco, El Cairo y ahora en México.
La exposición Murano. El camino del vidrio se realiza en el marco del Segundo Festival Italiano y fue posible gracias al apoyo del Instituto Italiano para el Comercio Exterior, el Instituto Italiano de Cultura, la Embajada Italiana en México, Ferrero Roche, Metecno México, Pirelli y Valdo
 
 
 

 

Facebook Comments

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Lo más nuevo

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

To Top