All for Joomla All for Webmasters
Cultura

No abras las puertas al maligno

P. José de Jesús Aguilar  

Antes de tratar el tema de la ?Santa Muerte?, primero es necesario hacer conciencia del riesgo que corren  los fieles al incurrir en este tipo de prácticas o devociones, pues el culto a la ?Santa Muerte?, al igual que muchos otros, abre puertas espirituales que ponen en peligro al alma humana. ¿Te atreverías a abrir la puerta de tu casa a un desconocido? ¿Permitirías que entrara alguien que te hiciera daño, que te robara lo más valioso o pusiera en peligro tu vida? Lo más seguro es que no. Esa puerta sólo la abres a quienes tú quieres y, por el contrario, la cierras con llave para que nadie entre sin tu permiso. Estoy seguro que no te atreverías a dejar la puerta entreabierta por la noche ni querrías que alguien no deseado se metiera en tu hogar sin tu consentimiento. ¿Por qué entonces abres otras puertas que te pueden ocasionar daño? Muchas personas, sin darse cuenta, abren puertas a espíritus malignos y a influencias negativas. Pueden hacerlo buscando algo positivo o incluso jugando, pero lo cierto es que hacerlo puede ser muy peligroso.

Los caminos del enemigo
La práctica de supersticiones, rituales y hechizos ?tan popular en nuestros días? es propiciada por la ignorancia o la necesidad de muchos, que a su vez es aprovechada por farsantes que presumen tener poderes mágicos y milagrosos o que ofrecen amuletos. Tales personas aseguran a los incautos la felicidad mediante rituales que son sólo fraudes. Los anuncios de charlatanes que se hacen ricos a costa de la ingenuidad de sus clientes aparecen en la prensa, radio y televisión. Quienes los buscan desean encontrar alivio a sus necesidades, esperanza en sus problemas, calma en su dolor y arreglo a sus conflictos amorosos. Pero al poner su esperanza en personas sin escrúpulos caen en una trampa económica que les quita su dinero; sin embargo, lo más peligroso es que en esa búsqueda pierdan también la paz interior y permitan la entrada del Demonio.

Una invitación sutil
¿Haz jugado con la ouija? ¿Has permitido que te lean las cartas o la mano? ¿Has hecho algún ritual de magia blanca o algún otro tipo de hechicería? ¿Practicas la santería? ¿Llevas contigo algún amuleto? ¿Has invocado a la ?Santa Muerte?? Todas estas cosas a simple vista parecen inofensivas e incluso divertidas, pero al practicarlas estás invocando e invitando a tu vida a un visitante no deseado.

Influencias y posesiones demoniacas
En el III Congreso de Exorcistas realizado recientemente se mencionó que la posesión demoníaca total se presenta muy ocasionalmente. Mas frecuentes son las ?influencias? del maligno que causan daños en forma creciente. No es extraño que quienes acuden a la ouija, tarot, magia, hechizos, rituales o culto a la ?Santa Muerte? sientan al principio cierta satisfacción porque Satanás puede producir en la persona efectos agradables para engañarla. Pero posteriormente los efectos son muy distintos. Es algo semejante a lo que le sucede a una persona con el alcohol o la droga. Al inicio siente placer, pero los efectos son destructivos.

Características de una influencia maligna

La presencia del mal se acrecienta
Un ejemplo: una persona se siente mal y acude con un santero. El santero le dice que la causa de su mal es un mal espíritu. La persona cae en la trampa y permite que se le hagan rituales en los que se invoca a fuerzas oscuras. Al permitir eso, la persona abre puertas al maligno y éste comienza su influencia en ella. Con el paso del tiempo la persona se sigue sintiendo mal y cada vez peor. Acude nuevamente al santero y con esa actitud abre nuevas puertas, permitiendo mayores influencias. El círculo vicioso terminará cuando la persona se aleje del santero y cierre las puertas al maligno. De otra manera no podrá tener un alivio verdadero. Si una persona permite que aumenten las influencias negativas y sigue abriendo puertas, las influencias pueden ir creciendo y dar pie a una posesión satánica.

¿Cómo cerrar las puertas abiertas?
En el catolicismo existen diversas oraciones que invocan el poder de Dios para liberar a las personas de las influencias negativas. Según sea el caso, puede hacerlas el sacerdote o la persona misma. Las bendiciones no sólo liberan de influencias, sino también las previenen. Sin embargo, las oraciones o bendiciones tienen que ir acompañadas de un cambio de vida. La persona debe renunciar a todo tipo de amuletos o invocaciones indirectas del mal. Si ha ofendido a Dios mediante la consulta de la ouija, el tarot, la adivinación, la magia y hechicería o el culto a la ?Santa Muerte?, es necesario que se confiese buscando la reconciliación y que reciba la Comunión frecuentemente. La Comunión es la mejor medicina y fuerza para vencer al mal y erradicar al maligno de la vida del cristiano.

Si el mal insiste el bien debe ser más fuerte
Como el demonio intenta siempre y constantemente entrar en la vida del hombre, es necesario cerrarle toda puerta y renovar las renuncias contra él. Recordando la Resurrección de Cristo los cristianos renovamos nuestra fe y nuestras renuncias al maligno, contestando a las siguientes preguntas: ?¿Renuncian a Satanás, padre y autor del pecado? ¿Renuncian a las seducciones del mal para que el pecado no los esclavice??.

¡Fuera Satanás!
Saca al enemigo de tu vida y deja que Dios te llene de bendiciones. Si por un mal juicio, ignorancia o equivocación caíste en la trampa de comprar amuletos, objetos de magia y hechicería o imágenes de la llamada ?Santa Muerte?, aléjalos de tu vida deshaciéndote de ellos. Puedes ponerlos a los pies del Cristo de tu parroquia mientras renuevas tu fe y tu renuncia al mal, diciendo: ?Renuncio a Satanás, padre y autor del pecado. Renuncio a las seducciones del mal para que el pecado no me esclavice. Renuncio a todos los amuletos y objetos mágicos que desvían mi fe del Todopoderoso.

Facebook Comments

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Lo más nuevo

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

To Top