All for Joomla All for Webmasters
Iglesías y Conventos de Puebla

San Cristóbal


Fachada del Templo de san Cristóbal

Esta casa de asilo para niños abandonados tuvo su origen en 1604 gracias a un acto de caridad del Señor Cura de Tlacotepec, don Cristóbal de Rivera, quien una noche cuando iba a descansar vio a unos canes devorándose a una criatura.

La iglesia anexa se comenzó a construir en 1676. En su fachada es notable las estrías onduladas de las columnas que le imprimen una imagen de movimiento a la piedra gris y que contrastan con las estatuas de ángeles de yesería en medio de las columnas.

El interior del templo es riquísimo pues está revestido de relieves de yesería semejantes a los de la Capilla del Rosario aunque sin dorar, notandose la influencia flamenca y alemana, así coma la presencia de algunos elementos precortesianos.

Se Ubica en la 4 Norte y 6 Oriente

Se concluyó en 1687, dedicándose a la Inmaculada concepción de María y a San Cristóbal, como templo del Colegio de Niños Expósitos u orfanatorio.

El templo es un buen ejemplo del barroco de finales del siglo XVII, pleno de ornamentación en ambas fachadas, trabajadas en cantería labrada con aplicación de ambas fachadas, trabajadas en cantería labrada con aplicaciones de mármol blanco de Villerías, el relieve en alabastro de la parte central de la fachada principal expone alegorías de la Virgen Inmaculada, a ludiendo a la “Visión Apocalíptica”.

El interior conserva sus yeserías barrocas que contrastan con el neoclásico de los altares. Guarda en si interior esculturas de los Coras, El “viejo” y el “mozo”, entre ellas destaca la de San Cristóbal, atribuida a este último.

Las torres originales fueron derribadas en 1856, en una de ellas se ven esculturas en los ángulos y un águila bicéfala en medio; posteriormente fueron reedificadas a mediados del siglo XX.

El hospital de San Cristóbal

El hospital de San Cristóbal se termino de construir en 1604. Fue dedicado a atender niños expósitos, por lo que también se le conoció como el Hospital de  Niños Expósitos. Se edifico gracias al cura de Tlacotepec Cristóbal Rivera y su hermana María. Vigilaban el asilo de los huérfanos y el alivio de las enfermedades de los mismos.

Durante poco más de dos siglos de existencia su personal fue escaso, ya que en ocasiones solo se contaba con un rector y una matrona.

Ya para 1860 se paso a manos de las Hermanas de la Caridad. Su mobiliario era  escaso y modesto.  Las habitaciones eran amplias y con techos altos.

El edificio contaba con una iglesia anexa, famosa por su contenido artístico. Las construcciones se encontraban en la calle 4 norte y 6 oriente.

Facebook Comments

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más nuevo

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

To Top