La Vainilla es una especie originaria de México que durante muchos años fue un secreto para todo el mundo. Fueron los conquistadores españoles los que la encontraron en lo que hoy conocemos como Veracruz y llevaron su sabor al mundo. Esta es la leyenda de la zona de Papantla inspirada por una orquídea muy bella y de fragante olor. La Vainilla.

Cuenta la leyenda que Xanath era la hija de nobles totonacas y que vivía en un palacio cercano al centro ceremonial de Tajín. Un día Xanath decidió acudir a una ofrenda cuando casualmente se encontró con un alegre joven llamado Tzarahuin al que le gustaba mucho silbar, en cuanto se vieron fue amor a primera vista. Su romance enfrentó un gran obstáculo, ya que el pretendiente provenía de una choza humilde.

A pesar de su diferencia de cuna los enamorados se reunían casi todos los días. Fue una tarde en que Xanath estuvo junto al templo sagrado de los nichos, cuando fue sorprendida por una mirada fuerte de un Dios gordo, este personaje se dedicó a cortejarla. Xanath lograba evadirlo pero el más astuto Dios encontró una manera de revelarle sus sentimientos y tras ser rechazado por ella, la amenazo. Las amenazas hicieron temblar a Xanath, pero ella no cedió ante eso.

El Dios gordo se ganó la confianza del padre de la joven Xanath para tener mayores posibilidades de convencerla usando la confianza de su padre. La joven Xanath tuvo que resistir el acoso del Dios gordo y su padre obligo a Xanath para que aceptara otra cita con él, pero esta cita resulto fatal, pues al volver a rechazarlo, este estando furioso, le lanzo un conjuro transformándola en una planta delicada de flores blancas y de un exquisito aroma la Vainilla.

Facebook Comments

Sobre El Autor