Esta imagen, que desde 1942, estuvo en un hospital, posteriormente se quedó en la casa de la señorita Trinidad Flores, una persona muy querida en Tepeaca. Y últimamente, en la década de 1980, la escultura fue trasladada a la Parroquia en donde se encuentra actualmente a petición de la religiosa antes de morir. La gente lo visitan para pedir que le curen de sus enfermedades que padecen y le dan gracias por los milagros realizados.

Facebook Comments

Sobre El Autor