Home / Ciudades / Visitando el Museo Nómada

Visitando el Museo Nómada

/
/

El Museo Nómada del escritor y fotógrafo Gregory Colbert quedó
inaugurado desde el pasado 19 de enero de este año, el cual contiene
una exposición de 53 fotografías y 3 cortometrajes, y que hasta a la
fecha ha tenido una constate  afluencia de personas de todas las edades.

Museo Nómada

El Museo Nómada del escritor y fotógrafo Gregory Colbert quedó inaugurado desde el pasado 19 de enero de este año, el cual contiene una exposición de 53 fotografías y 3 cortometrajes, y que hasta a la fecha ha tenido una constate  afluencia de personas de todas las edades (en su mayoría jóvenes), que se dirigen a apreciar la galería albergada en la estructura de bambú más grande del mundo instalada en la plancha del zócalo de la ciudad de México.

Esa es la información que se ha manejado en los diferentes diarios del país en torno a la instalación de esta galería. Así que para que no me salieran con cuentos decidí ir al museo de bambú como algunos lo conocen.

Alrededor de las 14:20 de la tarde bajo un intenso calor ingrese con un amigo a la fila para entrar al museo. Por la cantidad de gente que se encontraba en las bancas pensé que tardaríamos una eternidad sentados esperando que sea nuestro turno el de ingresar. Pero resultó que no, pues al llegar a la zona de espera solo dilatamos sentados como 10 minutos y a las 14:33 entramos con un aire de misterio por que a pesar de información que se tenía, no sabíamos que sentimientos nos iba a generar.

Estamos en la primera sala. Las columnas de bambú son colgantes y en l piso hay agua que refleja las fotografías en formato sepia de niños conviviendo con los elefantes, donde los segundos toman el papel de guardianes, escuchas y amigos.

Ahora son las 14:43 la gente sigue fluyendo y avanza hacia nosotros como estampida, pero a pesar de eso, existe una sensación de paz en medio del caos capitalino que a diario padece el Distrito Federal. No hago el intento por calcular el número de gente que entra. En esos momentos solo me interesan las fotografías.
El primer recorrido duró aproximadamente da15 a 20 minutos; pero la familia que va al lado comenta que nuestra instancia en el museo será de 70 a 90 minutos; al mismo tiempo que dirigimos nuestra mirada hacia el fondo de la primera sala para ver que se esta proyectando el primer cortometraje, en el cual se resalta la convivencia con los animales, las miradas, el sueño. En pocas palabras se exalta el lado sutil de la naturaleza. 

2:56 de la tarde, pasamos a la siguiente sala mientras comentamos lo genial de la proyección y lo maravilloso que nos parecieron las fotografías, mientras vamos buscando un buen lugar dentro de la habitación para ver la segunda sesión de imágenes grabadas que dura aproximadamente una hora; son las primeras fotografías, ahora con movimiento que te generan más relajación y no quisieras salir de ahí en unas cuatro o cinco horas.  La gente de alrededor se acuesta, so pone cómodo, algunos duermen, los novios se abrazan y se hunden en ese contexto de paz, que por unos instantes te hace perder la noción del tiempo. A mí se me olvidó el hambre que tenia.

?Lo que importa no es lo escrito en la página, si no lo escrito en el corazón?. Comienza un poema e inicia el final de la proyección. Recordamos el hambre que teníamos, y yo siento estragos en el estomago. Hay otra proyección pero el hambre es canija, y solo nos limitamos a ver las fotografías que están al final del recorrido y solo se me queda grabada una frase del poema que se escuchó a lo largo de la proyección de una hora. ?Estas imágenes son la esencia de mis sueños, estas cartas son la escala hacia ti? y siendo las 16:10 horas de la tarde salimos de la imponente construcción de bambú.

Facebook Comments
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar