Home / Tradición / Leyendas / EL MAÍZ DIVINO

EL MAÍZ DIVINO

/
/

Centéotl, el maíz divino, nació en una cueva. Estaba tan solo que los dioses pensaron en darle compañeros. Le dijeron que se escondiera debajo de la tierra y se enterró hasta que su cuerpo quedó completamente cubierto.

Entonces de una oreja le salió el huazontli, esa planta con la que se preparan unas tortitas capeadas; de los cabellos le fue brotando el algodón con que se fabrica la ropa; de la nariz le creció la chía con la que se hace un agua fresca deliciosa; de los dedos salió el camote y del resto del cuerpo brotaron muchos frutos más que la gente aun siembra y cosecha.

Por ser tan generoso, le llamaron Tlazopilli, que quiere decir “”querido hijo””…

Realización:

Profra. Nelly Moreno Pérez.
Mary Luz Gómez Manzano.*.
Ana Laura Valadez Hernández
Marcela Morales Hernández.
Ivon Hernández Pérez.
Martha N. Muñoz García.
Adriana Aguirre Tenorio.
Laura A. Ovando Espejo.
Denisse Colindres Hernández”

Facebook Comments
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar