Home / Noticias / Turismo / Ruta Quetzal: Recorriendo los pasos de la Nao de China

Ruta Quetzal: Recorriendo los pasos de la Nao de China

/
/
Hace 250 años el Galeón de Manila o de la Nao en China cubría la ruta
descubierta por Andrés de Urdaneta en 1565. Esta ruta posibilitó el
comercio entre Asia y Nueva España. Ahora jóvenes de 17 años seguirán
los pasos de la historia.

Hace 250 años el Galeón de Manila o de la Nao en China cubría la ruta descubierta por Andrés de Urdaneta en 1565. Esta ruta posibilitó el comercio entre Asia y Nueva España. Ahora jóvenes de 17 años seguirán los pasos de la historia.

En total serán 21 días por tierras mexicanas. Más de 300 kilómetros de la costa del pacífico por recorrer, de Acapulco a Zihuatanejo y dejando atrás México D.F. En esta última ciudad los jóvenes podrán adquirir una visión de las grandes civilizaciones prehispánicas.

Acapulco, ahora conocido por la atracción turística que despiertan sus hoteles de lujo, fue en su momento un punto clave en la ruta de la Nao. Acapulco era el puerto donde arribaba el Galeón de Manila, y que sufrió una gran transformación por ser eje de las comunicaciones entre Nueva España y Asia. En la ciudad mexicana no sólo se vigilaba la costa por la que llegaban las mercaderías, sino que también se organizaban ferias anuales para vender porcelanas de la dinastía Ming, sedas y mantones de Manila que se bordaban en Cantón, especias y otros productos.

La aventura continuará por uno de los sitios más espectaculares de América: Paracutín. Tras la ascensión al volcán, los expedicionarios continuarán su travesía por Morelia, Querétaro y Puebla, hoy ciudades Patrimonio de la Humanidad, pero que fueron muy influidas hasta comienzos del siglo XIX por la vasta red tejida por la Nao de la China.

En Puebla, los jóvenes conocerán la historia del Príncipe de la Charrería, Sebastián de Aparicio, que reconstruyó muchos de los caminos que formaban el Camino de la Plata y fue el primer español que enseñó a los indígenas a domesticar animales y a montar a caballo.

Asimismo, en esta última ciudad los expedicionarios podrán acercarse a la leyenda de la China Poblana, según la cual una princesa de la India, de nombre Mirnha, llegó a la costa huyendo de los turcos y fue hecha prisionera por mercaderes de esclavos portugueses, y trasladada a Cochín y después a Manila. Desde allí fue embarcada a Acapulco en 1620, donde fue entregada al capitán Miguel de Sosa. Se educó en la religión cristiana y mantuvo su exótica vestimenta mezclada con ropas indígenas, lo que dio nombre al traje típico de la Chica Poblana.

Iniciando en Teotihuacan


{mosgoogle}Con una visita a la Zona Arqueológica de Teotihuacan, inició el pasado sábado la XXII edición de la Ruta Quetzal, proyecto que en esta ocasión lleva el título de La huella de la Nao de China en México, y que tiene como objetivo que jóvenes de 16 y 17 años de edad de 53 naciones de habla hispana, además de otros países de Europa y Asia, conozcan la historia y la geografía de América Latina y España.

Los primeros 120 expedicionarios de la ruta que llegaron a nuestro país ?adolescentes de ambos sexos?, de los 315 que cada año son seleccionados para integrar este programa en el que se mezclan cultura y aventura, tuvieron como anfitrión a Benito Taibo, coordinador nacional de Difusión del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Encabezados por el director de la Zona Arqueológica de Teotihuacan, Alejandro Sarabia, los arqueólogos Víctor Alvarez, Gilberto Rico, Rosalía Aguilera, Yalo Madrigal y Alberto Juárez, dividieron a los jóvenes en grupos para guiarlos en su recorrido y explicarles el origen de esta majestuosa ciudad prehispánica, así como su legado cultural.

Los visitantes caminaron por la Calzada de los Muertos; quedaron impresionados al estar frente a la pirámide del Sol, en donde con aplausos mostraron su emoción.

Acompañados por el subdirector de la ruta, arqueólogo Andrés Ciudad, los mexicanos, peruanos y españoles que conformaron el primer grupo, lograron su primer desafío: llegar a la cima de la estructura piramidal, en donde además de tomarse la foto del recuerdo, aprendieron que a la llegada de los españoles al nuevo mundo, la ciudad de Teotihuacan ya había sido abandonada.

Gabriela Bautista Manuel, del estado de Michoacán; Julia Casas, de España y Junior Huahuacondorio, de Perú, expresaron su emoción de conocer la historia y origen de las pirámides del Sol y de la Luna (a la que también subieron), así como de las pinturas que se conservan en el Museo de Murales Teotihuacanos Beatriz de la Fuente.
 
Cabe mencionar que en días pasados recibieron un mensaje del rey de España, Juan Carlos I (quien sugirió la creación de este proyecto), en el que los felicitó por haber sido merecedores de participar en esta ruta, al resaltar que ?como en años anteriores, os animo a todos a que toméis parte en la historia común iberoamericana, viviendo esta aventura inolvidable.?

LA RUTA QUETZAL EN EL TEMPLO MAYOR


Durante el segundo día de actividades de la Ruta Quetzal 2007, los expedicionarios visitaron el Templo Mayor de Tenochtitlan, en donde aprendieron que en este lugar se asentó el poder mexica; lugar sagrado donde se realizaban los  principales mitos nahuas.

A este sitio prehispánico se sumaron 40 jóvenes, principalmente de España, así como uno de Costa Rica y otro de Bolivia, para reunir 160 adolescentes, más los 30 monitores (responsables de la seguridad y logística del grupo). Divididos en grupos, guías del área de Servicios Educativos del Templo Mayor del INAH, les mostraron las piezas encontradas en este centro ceremonial azteca, entre ellas la Coyolxauhqui, de ocho toneladas de peso, descubierta el 21 de febrero de 1978.

El profesor de historia Juan Alfredo López García, quien desde hace 15 años trabaja como guía en el Templo Mayor, de manera interactiva explicó la historia del lugar donde se realizaban los rituales más importantes como los dedicados a sus dioses, ceremonias de los gobernantes y los funerales de la nobleza.

Integró equipos a los que denominó jaguar, lobo, coyote, puma, gato montés, águila y cocodrilo. Después de explicar el contenido de una sala, preguntaba y por cada respuesta positiva, ganaban un punto.

Este ejercicio, que concluyó en la exposición temporal Universo mexica, cosmovisión en el Templo Mayor, le mereció a Alfredo, un aplauso y comentarios como ?así se nos pegan más los conocimientos? y ?que bueno que lo hizo, porque siempre había tenido la impresión de que en los museos se debe guardar silencio.

Este lunes, en una visita guiada al Museo Nacional de Antropología, se reunieron los 315 estudiantes de la Ruta Quetzal 2007, quienes fueron seleccionados a través de un concurso anual con trabajos artísticos, musicales y literarios, y que en esta ocasión tuvo, entre otros temas a desarrollar, la Nao de la China, así como la obra humanista de Vasco de Quiroga en su encuentro cultural con el pueblo purépecha.

Tras el riguroso concurso, se eligió a 200 jóvenes españoles y 120 de diversos países para participar en este programa de integración internacional. Este año fueron seleccionados 21 mexicanos.

 

¿Qué es la Ruta Quetzal? 


La Ruta Quetzal es un proyecto encabezado por el famoso aventurero español Miguel de la Quadra-Salcedo. La Ruta, como la llaman los ruteros (los jóvenes integrantes de la expedición), está integrada por 330 jóvenes de más de 65 países que realizarán un viaje cultural de mes y medio de duración. Este viaje, se encuentra dividido en dos etapas: una fase americana y otra española, en las que los ruteros estudiarán aspectos de la historia y cultura común de ambas regiones mediante visitas a lugares y un ciclo de conferencias que se desarrolla durante el viaje.

Esta aventura, patrocinada (entre otros) por el banco BBVA y la marca Panama Jack, fue creada en 1979 a petición del rey Juan Carlos I de España. En la actualidad es un programa perteneciente a la SEGIB (Secretaria General Iberoamericana) y está declarado de interés nacional por más de 30 países, de interés internacional por la UNESCO y avalado por la Unión Europea.

A lo largo de sus 20 años de vida, la Ruta Quetzal ha conseguido unir a más de 8.000 jóvenes de entre 16 y 17 años y mostrarles las maravillas de la cultura y las civilizaciones iberoamericanas. La Ruta, ha recorrido, entre muchos otros, países como México, Argentina, Bolivia, Colombia o, en su última edición, Perú, y visitado lugares tan extraordinarios como el Amazonas o el Machu Picchu.

Facebook Comments

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar